viernes, 21 de octubre de 2011

UTOPÍA

En la entrada anterior sobre la Casa de Alba, Esilleviana en su comentario acababa diciendo:

"...estoy a favor de que los que más tienen aporten al Estado parte de sus ganancias y beneficios... ya lo sé, pura utopía :))..."

Después de leer los datos publicados por David Fernández en  www.vamosacambiarelmundo.org, pienso igual que ella, igual que muchos de vosotros, pura UTOPÍA.

Hoy, como cada día, morirán de hambre 24.000 personas en un mundo donde 3.500 millones de personas, la mitad de la humanidad, sobreviven en la pobreza.

"Cuesta dos días y cinco reuniones decidir una nueva guerra en Libia, pero está costando varias décadas el asumir una cifra que está fijada desde hace mucho como objetivo: 50.000 millones de dólares. La cifra que el PNUD (Programa de las Naciones para el Desarrollo) estableció como necesaria para erradicar el hambre en el mundo.

50.000 millones de dólares que tan sólo representan el 1,08% de lo que los estados han invertido en el rescate bancario des de 2007: 4,6 billones de dólares. 92 veces más de lo que hace falta para erradicar el hambre en el mundo.

Acostumbrados a hablar siempre de extrema pobreza, la extrema riqueza también tiene una contabilidad más que elocuente: el 0,9% de la humanidad ostenta el 39% de la riqueza mundial.

El 1,3% de sus ingresos serviría para erradicar, nuevamente, el hambre en el mundo. Idéntica comparación merece el gasto militar mundial, situado en récords históricos de 1,6 billones de euros: Sólo el 4% seria suficiente para poner fin al hambre en el mundo.

Sólo durante el 2009, el número de personas multimillonarias pasó de 793 a 1.011, mientras su fortuna total pasaba de 2,4 a 3,6 billones de dólares.

De hecho, según datos de 2004, la riqueza de las tres fortunas individuales más grandes del planeta equivalían al PIB de los 48 estados más pobres del mundo.

Y es que el 1% de la población mundial tiene una renta anual equiparable al 57% de la humanidad. La desigualdad se reproduce en el abismo de la brecha Norte-Sur, entre los países enriquecidos y empobrecidos por el capitalismo. El 20% más rico del planeta absorbe hoy el 83% del PIB mundial. El 20% más pobre tan sólo tiene el 1%."

(David Fernández) 

 La gran Mercedes Sosa: "soy el olvidao, el mismo que un día, se puso de pie, tragando tierra y saliva y caminó hacia el Sol para curar las heridas..."

12 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y no solamente eso: también, analizando en profundidad, los dirigentes de esos países en pobreza extrema derrochan y tiran y los encargados de observar, miran a otro lado...
Oligarcas, comprados y vendidos, repartiéndose la parte grande de la tarta y repartiendo migajas entre otros privilegiados.
Ejemplos a cientos, tantos como países pobres. Y no es corrupto solamente el que roba, también lo es el que calla...

Eastriver dijo...

Noche, también hago yo a veces esto mismo que haces tú: traer textos que me han impresionado, o que me han hecho pensar. Y no pasa nada por llenar el blog de temas candentes, acerados, duros, en ocasiones. Lo hiciste con la duquesa, lo haces ahora con el hambre (o la riqueza extrema, muy bueno eso): en ambas ocasiones tienes toda la razón. Y es justa esa denuncia. Un abrazo.

Carlos Galeon dijo...

El problema del hambre en el mundo está unido al sistema social en que vivimos, el neoliberalismo. Nada tienen que ver las sequías que nos intentan vender por televisión, porque con una inversión de 80.000 dólares se solucionaban ya que tienen la mayor reserva del mundo de agua dulce bajo tierra y a poca profundidad.
Pero el precio de los productos alimenticios se ponen en la Bolsa de Chicago, y quienes lo ponen son los mismos especuladores que nos están hundiendo comprando bonos de deuda de nuestro Estado y de otros, los que crearon la burbuja inmobiliaria y retiraron sus beneficios a paraísos fiscales, los que mandan sobre los gobiernos, el FMI, el BM, y el BCE. Son los que tienen el verdadero poder, y para los cuales en el mundo sobramos el 25% de la población según sus planes. Sin embargo, en este mismo momento y con los actuales medios de que disponemos, la Tierra puede mantener a 12.000 mil millones de habitantes, el doble de los que somos, pero a ellos no les interesa y prefieren tirar los sobrantes para mantener o subir los precios.
¿Sabíais que en el mundo hay más obesos que gente que pasa hambre? Una pena.
Saludos y un abrazo.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Yo creo que nos hemos acostumbrados a esta situación, simplemente cambiamos de canal o volvemos la cara hacia otro lado, y así nos va, un saludo

Muchas veces solo ponemos palabras pero pocas arrimamos el hombro, somos "HUMANOS".

mercedespinto dijo...

Estoy covencida de que la clase media daría lo necesario para paliar el hambre en el mundo; con una sola condición: que las clases altas reduzcan su nivel a la media. Realmente, el problema son los más ricos.
Un post interesante y necesario.
Feliz fin de semana.

rosscanaria dijo...

Tengo la impresión de que los únicos que moverían un dedo para favorecer a la gente que se muere de hambre son los "pobres" y clase media, los realmente ricos no tienen "tiempo" de pararse a pensar en los menos afortunados...
Besitos de lindo fin de semana Noche,

Jose Vte. dijo...

Son datos demoledores, pero ya nadie se da por aludido. ¡Si hasta a Botín le molesta que le pongan un pequeño impuesto para ayudar a su país! ¡como para plantearse ayudar a paliar el hambre del tercer mundo!.

Zapatero intentó promover aquello de los Objetivos del Milenio. La crisis y el poco apoyo del resto de paises (y el vergonzoso desaire de la derecha española) practicamente lo ha enterrado.

Un abrazo

ana dijo...

los datos hablan por sí solos, mientras los poderosos y adinerados hacen como que no, miran a otro lado y no se dan por aludidos.

besitos

Asun dijo...

Desgraciadamente es un mundo de extremos: extrema riqueza en manos de unos cuantos, y extrema pobreza en las vidas de demasiados.

Desde luego que, viendo las cifras que hoy nos traes, el desánimo se hace fuerte. Está claro que a quienes tendrían la posibilidad de erradicar el hambre, no les interesa lo más mínimo.

Un beso.

Esilleviana dijo...

:))

según Emilio Lledó:“la justicia, por muy lejana que esté su plena consecución, tendrá que empezar con algo tan elemental como la democratización del cuerpo, que no es otra cosa que la liberación de la miseria, del hambre; el hambre que deteriora toda posibilidad de vivir y de crear”.

los gobiernos deberían de dedicarse: "a dar una respuesta rápida a la crisis del cuerno de África que se predijo hace bastante tiempo ignornado sus lamentos. Apoyar la producción de alimentos a nivel local. Conseguir que los precios de los alimentos sean asequibles. Proteger a las personas más pobres y vulnerables. Reducir el conflicto armado...".

pero con post como el tuyo, se evita el olvido y el descuido, mirar hacia otra parte, recordando los asuntos que tenemos pendientes.

un abrazo

MariluzGH dijo...

Llevo más de 40 años oyendo hablar del hambre en el mundo. Cuando tenía 14-15 se decía que con solo un pequeño esfuerzo, para el año 2000, se erradicaría el hambre... ahora estamos en el 2011 y lejos de desaparecer se ha quintuplicado, por lo menos.

Un artículo magnífico, gracias por compartirlo NochIta.

abrazos (dos o más)

larubia dijo...

Cifras terroríficas… cada vez más hambre y pobreza y más multimillonarios que solo piensan en tener más y más…

Una entrada para no olvidar, muy buena música.

Un besote.