domingo, 7 de abril de 2013

Travesía de la noche

Abril, 6. "Travesía de la noche" 

En ciertos pueblos perdidos en las montañas de Guatemala, manos anónimas crean los muñequitos quitapenas.
Ellos son un santo remedio contra las preocupaciones: despreocupan a los preocupados y los salvan de la peste del insomnio.

Fotografía tomada de internet
 
Los muñequitos quitapenas no dicen nada. Ellos curan escuchando. Agazapados bajo la almohada, escuchan los pesares y los penares, las dudas y las deudas, tormentos que acosan el dormir humano, y mágicamente se los llevan lejos, muy lejos, al secreto lugar donde ninguna noche es enemiga.

Del libro "LOS HIJOS DE LOS DÍAS" de Eduardo Galeano. 

Un abrazo

 

7 comentarios:

emejota dijo...

Budu o vehículos de proyección interesada, según se mire. Bss.

San dijo...

Pues si quitan las penas bienvenidos sean.
Un abrazo.

larubia dijo...

Graciosos muñequitos, para quitar las penas… al verlos me han recordado a los quitasueños, objetos que nos ayudan.

Interesante libro, besotes.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Ojalá que llueva muñequitos quitapenas... un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Grandísimo Galeano.

amelche dijo...

Una amiga que estuvo en Guatemala me trajo una vez uno, pero la verdad es que no he dormido nunca con él bajo la almohada. Así que no te puedo decir si funcionan.

Un abrazo.

ana dijo...

Me voy a acostar con media docena a ver si me levanto nueva...monos sí que son.

Besicos.