viernes, 23 de marzo de 2012

EXPERIMENTOS QUE... no dejan al ser humano en muy buen lugar.

Esta entrada está copiada íntegramente del blog "Retazos sueltos", interesante post publicado por LAURA, el 15 de diciembre de 2010. Estos experimentos nos demuestran  hasta dónde somos capaces de llegar los seres humanos, a mi también me produce pavor.

"Hoy quiero compartir con vosotros dos experimentos con personas de los que… Bueno, ya veréis, el análisis de ellos no tiene desperdicio, aunque no dejan al ser humano en muy buen lugar."

Experimento de Asch

"Los experimentadores, conducidos por Solomon Asch pidieron a unos estudiantes que participaran en una “prueba de visión”. En realidad todos los participantes del experimento excepto uno eran cómplices del experimentador y el experimento consistía realmente en ver cómo el estudiante restante reaccionaba frente al comportamiento de los cómplices. El objetivo explícito de la investigación era estudiar las condiciones que inducen a los individuos a permanecer independientes o a someterse a las presiones de grupo cuando estas son contrarias a la realidad.

Los participantes- el sujeto verdadero y los cómplices- estaban todos sentados en la sala de una clase en donde se les pidió que dijeran cuál era a su juicio la longitud de varias líneas dibujadas en una serie de exposiciones. Se les preguntaba si una línea era más larga que otra, cuáles tenían la misma longitud, etc. Todos cómplices habían sido preparados para dar respuestas incorrectas en los test.


Con este experimento (1951) se demostró significativamente el poder de la conformidad en los grupos. Muchas personas demostraron un malestar extremo y una proporción elevada de ellas (33%) se conformó con el punto de vista mayoritario de los otros.

¿Y tú? ¿Te conoces a ti mismo? ¿Mentirías? ¿Puedes asegurar que no cambiarías tu verdad?

En el fondo es un buen ejercicio de introspección, aunque creo que el 33% de personas que mintieron no habrían predicho que iban a mentir.

Experimento de Milgram

El siguiente experimento, mucho más “fuerte” (por decir algo) que el anterior, no os lo voy a explicar previamente porque es digno de ver sin ninguna introducción.


El video que habéis visto es una reproducción del experimento original, que se realizó en (1961).

Como ya habréis escuchado, antes de llevar a cabo el experimento, el equipo de Milgram estimó cuáles podían ser los resultados en función de encuestas hechas a estudiantes, adultos de clase media y psicólogos (todos ellos de entre 20 y 50 años). Consideraron que el promedio de descarga se situaría en 130 voltios con una obediencia al investigador del 0%. Todos ellos creyeron que solamente algunos sádicos aplicarían el voltaje máximo.

El desconcierto fue grande cuando se comprobó que el 65% de los sujetos que participaron como "maestros" en el experimento administraron el voltaje límite de 450 a sus "alumnos", aunque a muchos les colocase el hacerlo en una situación absolutamente incómoda. Ningún participante paró en el nivel de 300 voltios, límite en el que el alumno dejaba de dar señales de vida.

Pero la cosa no queda ahí, porque algún quisquilloso podría decir que se trató de un caso puntual, pero otros psicólogos de todo el mundo llevaron a cabo variantes de la prueba con resultados similares.

En 1999, Thomas Blass, profesor de la universidad de Maryland publicó un análisis de todos los experimentos de este tipo realizados hasta entonces y concluyó que el porcentaje de participantes que aplicaban voltajes notables se situaba entre el 61% y el 66% sin importar el año de realización ni la localización de los estudios.

Sí, habéis leído bien, aproximadamente dos de cada tres personas achicharrarían con 450V a un ser humano. (Hay que especificar que bajo esas circunstancias, no se puede asegurar en otros entornos).

Otra vez la dichosa introspección. ¿Y tú? ¿Llegarías hasta el final? ¿450V?

Pienses lo que pienses, esta vez tienes más posibilidades que en el experimento anterior de que en una situación real tu respuesta sea afirmativa.

No me digáis que no os da miedo. A mí me da PAVOR."

Un abrazo y buen fin de semana.

11 comentarios:

ana dijo...

A mi me da de todo,menudos experimentos. Las respuestas que damos en la vida a veces dependen de las situaciones, en casos extremos no sé si una persona deja de ser la que es realmente, los seres humanos somos complejos y nunca se sabe.

mariajesusparadela dijo...

Todos creemos que somos buena gente. Supongo que estos experimentos demuestran que hay un yo desconocido que aflora cuando menos lo pensamos.
Ojalá nunca tengamos que comprobar hasta donde puede llegar nuestra maldad.

Eastriver dijo...

Noche, qué interesante. Así, viendo estos vídeos, se entienden tantas cosas... O sea, que somos tirando a borreguiles y que lo peor que nos puede pasar es perder la responsabilidad. Estoy totalmente de acuerdo. Pero verlo constatado es descorazonador.

emejota dijo...

Hago eco con Eastriver, descorazonador. Por eso quien lo descubre a tiempo necesita alejarse para tomar algo de aire si no quiere morirse directamente. Bs.

José Vte. dijo...

Impresiona sospechar siquiera que se puedan llegar a esos extremos de obeciencia ciega, incluso cuando hay crueldad.
Pero los precedentes en la historia así parecen confirmarlo.
Que miedo y que borreguitos somos en el fondo.

Un abrazo

MariluzGH dijo...

En el experimento de Asch ni dudes que defenderé en todo momento la percepción mía, aunque todos los demás me lleven la contraria; Y no por ser cabezona; tuve oportunidad de demostrarlo en Madrid hace mil años.

Pero con el experimento Milgram no puedo asegurar nada rotundamente; incluso sabiendo lo que sé ahora; me produce un cierto abatimiento descubrir que soy capaz de hacerlo y quedarme tan "tranquila"...

Me dejas echa polvo (sólo un ratico, no te pongas triste) :)

abrazos

Pau dijo...

A ver noche¿ te has propuesto dejarnos para el finde con el corazón roto?
Me da la impresión de que mi postura se acerca a la de Mariluz, no sé si por obediencia o simplemente por curiosidad, siempre dando por hecho que el investigador no va a poner en peligro al ser humano (eso es lo que pensaría, todo tiene su truco)
En finsssss que me dejas pensativa y derrotada.
Pau

Asun dijo...

Pues mira, no sé si será por borreguismo pero, al igual que Mariluz, creo que en el primero sí que defendería mi percepción. Cuando estoy convencida de algo suelo ser bastante cabezona.

En el segundo... pues no sé qué haría, pero sólo pensar que podría ser capaz de aplicar esas descargas me aterroriza. Vi hace poco en la red una película, creo que era francesa, sobre este tema, pero no recuerdo el título. Era sobre un concurso de televisión en el que tenían que tenían que proceder según este método. Si en algún momento me viene a la cabeza el título o en dónde la vi, ya me volveré a pasar.

Besos

alma dijo...

Lo mucho que hay de "lanar" en el género humano es parte de lo peor. A mí si, Nochita, a mi me da pánico. Un beso

larubia dijo...

Impactantes experimentos, el segundos sí que da miedito…

Yo creo que en el Asch, seria borreguito, jejeje. Quizás ver que todo el mundo se equivoca... ser solo yo quien lo viera bien... lo vería muy raro y sucumbiría a la mayoría.

Y en el de Milgram, en el momento que viera a la otra persona sufriendo, no podría y abandonaría el experimento.

Un besote.

yraya dijo...

Pufff, da mucho que pensar y miedo, miedo si que me da.
Un besote