martes, 13 de marzo de 2012

¿Y ahora adónde vamos?

Así se titula la última película de la directora y actriz libanesa Nadine Labaki. Os dejo el tráiler y las notas de la directora sobre la peli.  Habla del absurdo de las guerras y el absurdo de las religiones, de la fuerza de las mujeres y de la unión, te hace reír y llorar, te emociona. La vi el domingo y os la recomiendo, no creo que dure mucho en los cines.


La historia se desarrolla en un pueblo de montaña, muy aislado, donde musulmanas y cristianas se unen para evitar, mediante ardides y sacrificios, que sus hombres se maten unos a otros. Así contado parece un drama, pero es un drama en el que abundan las sonrisas y las risas porque, en mi opinión, burlarnos de nuestras desgracias es una forma de sobrevivir y de encontrar la energía necesaria para seguir adelante. En cualquier caso, para mí es una necesidad, y por eso me propuse que esta película fuera tanto una comedia como un drama y que despertara tanto la risa como las emociones.

Aunque el país en el que se desarrolla esa guerra es el Líbano, en ningún momento se pronuncia este nombre porque para mí la guerra entre dos confesiones es universal. Podría muy bien desarrollarse entre suníes y chiíes, entre negros y blancos, entre dos partidos, dos clanes, dos hermanos, dos familias, dos pueblos... Es la imagen misma de todas las guerras civiles en las que la gente de un mismo país se enfrenta entre sí aunque sean vecinos e incluso amigos.

Para esta película no me he inspirado en ninguna historia real, su origen es muy personal. El día 7 de mayo de 2008 supe que estaba esperando un hijo. Ese mismo día, Beirut, una vez más, retomaba el rostro de la guerra: carreteras bloqueadas, aeropuerto cerrado, incendios... Había violencia por todas partes. En esos momentos yo estaba trabajando con Jihad Hojeily, mi coguionista y amigo, y estábamos reflexionando acerca de mi siguiente película. En la ciudad, mientras, había una auténtica guerra callejera: gente que desde hacía años vivía en el mismo inmueble, que había crecido junta, que iba al mismo colegio, se enfrentaba de la mañana a la noche porque no pertenecía a la misma comunidad.

Y entonces me dije: Si yo tuviera un hijo, ¿qué haría yo para impedirle que empuñara un fusil y bajara a la calle? ¿Hasta dónde llegaría para que mi hijo no viera lo que pasa fuera y pensara que debe defender su inmueble, su familia o sus ideas? La película surgió de ahí.

Pero ésta no es una historia sobre la guerra, sino acerca de cómo evitar la guerra. No se puede vivir en el Líbano sin percibir esta amenaza, que al final influye sobre todo lo que hacemos y sobre nuestra forma de expresarnos. Si se es un poco sensible a lo que pasa a nuestro alrededor, no podemos escapar de ello.

En la película hay canciones y bailes, pero no es una comedia musical en el sentido estricto del término, sino que, como yo no quería hacer una película política, las canciones y los bailes me permitían crear un ambiente de cuento. En la película hay acontecimientos muy improbables en mi país y puede que resulten sorprendentes, pero precisamente para tener la libertad de contar esta situación no la he situado en el Líbano y con un tono de cuento.

Al igual que en Caramel, he dirigido y actuado en ¿Y AHORA ADÓNDE VAMOS?, pero asumir estas tareas no es lo difícil en sí, sino que lo complicado es esta película, porque como el personaje principal es el pueblo había que dirigir al mismo tiempo a un centenar de personas, que además, en su mayor parte, no eran actores profesionales. Me gusta trabajar con actores no profesionales, porque me gusta jugar con la realidad, poner a distintas personas en situaciones diferentes y dejar que evolucionen con su propia verdad. Me gusta experimentar utilizando sus gestos, su voz, sus formas de ser...

Al igual que en Caramel, Khaled Mouzanar ha compuesto la música. Khaled es mi marido y el padre de mi hijo. Me gusta mucho su sensibilidad y siempre me sorprende su capacidad para visualizar las imágenes de la película y traducirlas al lenguaje musical desde la lectura del guión y a veces incluso antes de que las ideas o las escenas se hayan escrito...

El título de la película procede de la última frase que se pronuncia en ella. Las mujeres han ideado una última estratagema para que los hombres entiendan lo absurdo de la guerra, pero no saben qué va a pasar a continuación: “Et maintenant on va où?” (¿Y ahora adónde vamos?). No tengo ninguna respuesta.

Nadine Labaki

14 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hace ya "algunos años" un autor de comedias griego escribió una obra llamada "Lisístrata". Desde entonces hasta hoy la han llevado al cine, al teatro y a la ópera. Pero, tristemente, aun no hemos aprendido la lección.

yraya dijo...

Pues tiene muy buena pinta, miraré de ir a verla y si no... ya se sabe a ver por donde te la dejan bajar ;)
Un besito

Asun dijo...

Me gusta la pinta que tiene. Pensaba que igual aquí no estaría en la cartelera (ya sabes, ciudad de provincias jejeje), pero he mirado y he visto que sí, así que a ver si me animo un día de estos, que además hace mucho que no voy al cine.

Gracias por la sugerencia.

Besos

El Drac dijo...

Una buena arma sería no tener sexo con sus maridos

mariajesusparadela dijo...

El Drac también ha leido Lisístrata...

emejota dijo...

Soltaría un panegírico de esos sobre lo femenino como elemento equilibrador de nuestra especie, pero me dejaré de prejuicios y te agradezco esta entrada tan interesante, me ha gustado leerla. Bs.

Myriam dijo...

Me gustaría verla después de leer esta presentación, Noche. Veré si la dan por aquí.

Besos

larubia dijo...

Una película muy buena, el trama que tienen esas madres, mujeres… para que no haya más muertes…

Una buena recomendación noche ; )

Un besote.

José Vte. dijo...

Esta entrada la podrías haber colocado perfectamente en la convocatoria que ha hecho esta semana Neogéminis sobre el cine.
Hubiera venido que ni pintada. Cine, realista y de moda, que más se pude pedir.

Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Nos has contado tu experiencia con esta película tan bien que ahora no pararé hasta verla. ¿Y ahora adónde vamos?, no olvidaré este título ni los motivos por los que su creadora rodó esta película.
Gracias.
Un abrazo y hasta pronto.

diego dijo...

Soy poco cinéfilo, Noche. Pero haces una presentación tan atractiva de esta película que me dan ganas de verla ya mismo. Yo sí sé dónde tengo que ir: a devolverte el libro de Mercedes Pinto que me prestaste hace algún tiempo. Ya te avisaré. Besazo

Asun dijo...

Ayer estuve viéndola y me encantó. Más vale que iba avisada, porque efectivamente reí, lloré y me emocioné. me gustó todo: como está tratado el tema, la música, la interpretación... Una gran película. No sé por qué a este tipo de cine no se le hace más publicidad en los medios.

Muchas gracias por haberla traído aquí. Si no hubiera sido por eso seguramente me habría quedado sin verla.

Besos y abrazos.

MariluzGH dijo...

Me gustaría verla... tiene muy buena pinta... y sabiendo que se llora llevaré pañuelos

dos besos por dos

Encarni dijo...

Está muy bien esta película, el enfoque sobre las guerras tan irracionales entre 'los hombres' porque las mujeres de ambas religiones intentan cubrir ciertos hechos para no agrandar el odio. La verdad es que el odio no trae nada bueno, nada.

Un abrazo.