viernes, 12 de febrero de 2010

OLVIDADAS

El pasado mes de enero leí una noticia que decía que la comunidad internacional financiará la reinserción social de los talibán a través de un fondo para crear empleos que podría llegar a los 500 millones de doláres. Cancilleres de 70 países acordaron además avanzar en la transferencia de la seguridad en Afganistán al gobierno de Karzai, aunque las tropas seguirían al menos hasta el 2015.

Y el martes leí un artículo de Rosa Montero, que hablaba sobre este tema. Lo reproduzco íntegro.


OLVIDADAS
El miércoles pasado, los talibanes pusieron una bomba en una escuela de niñas en el noroeste de Pakistán (y de paso se cargaron a tres soldados estadounidenses). Ya se sabe que los talibanes prohíben educar a las mujeres; este verano hubo 102 ataques a escuelas en Afganistán y 196 niñas fueron envenenadas. La bomba del miércoles mató instantáneamente a tres alumnas e hirió a un centenar. Es probable que después fallecieran unas cuantas más, pero eso ya no lo recogieron los periódicos.
Hoy día importan muy poco estas víctimas. Tuvieron su momento cuando la guerra contra Afganistán, porque daban argumentos éticos a la incursión militar. Así supimos de ese infierno; de la prohibición a salir solas de casa y a estudiar, del burka y la absoluta carencia de derechos. Occidente se horrorizó, pero luego, con esa volatilidad que caracteriza a la memoria humana, nos las hemos apañado para olvidarlo.
Y somos tan buenos en esto de la amnesia que ahora la comunidad internacional ha sacado un plan para reintegrar a los talibanes en Afganistán. Basta con que renuncien a Al Qaeda, y entonces les pagaremos 350 millones de euros para que sigan torturando a sus mujeres tan campantes. Es el cinismo de la alta política; y es el incomprensible desamparo de las mujeres en el planeta. Porque, además de los talibanes, hay otros horrores en otros lugares: lapidaciones, ablaciones, adolescentes enterradas vivas por sus padres. Como decía Gabriela Cañas en un magnífico artículo, el mundo es capaz de luchar contra la discriminación racial y, por ejemplo, en su momento se prohibió la participación en los Juegos Olímpicos de los atletas surafricanos del apartheid. Pero 26 países siguen en los JJ OO a pesar de vetar a las mujeres en sus delegaciones, porque la discriminación sexual todavía es una causa menor. Mujeres de la Tierra, olvidadas víctimas.

El País (9.02.2010)

¿Estáis de acuerdo con que la comunidad internacional entregue ese dinero a los talibanes, o compartis la opinión de Rosa Montero?

Y para terminar os recomiendo el libro "Mil soles espléndidos" del escritor afgano exiliado en EE.UU Khaled Hosseini. 

Este libro describe la situación  de las mujeres afganas en los diferentes momentos de la historia reciente de ese país, contada a través de dos mujeres, Mariam y Leila.

8 comentarios:

Asun dijo...

Es de vergüenza que la situación de tantos miles de mujeres pase desapercibida para la comunidad internacional o sea obviada.
La mentalidad talibán difícilmente va ser modificada por mucho que se reinserten socialmente.

En cuanto al libro, me uno a tu recomendación. Lo leí hace un tiempo y me encantó. Una historia que no creo que deje a nadie impasible.

Un beso

mariajesusparadela dijo...

Leí el martes a Rosa Montero: Leí "Mil soles espléndidos" y "Cometas en el cielo" (no sufren solamente las mujeres, sino también los niños, es decir, todos los indefensos). No a la ayuda.

quiz dijo...

Si la razón para darles esa cantidad de dinero,es que dejen de pertenecer a Al Qaeda me parece aberrante,ya que de esa forma se quitan el problema de los atentados,¿Pero que pasara con todas esas mujeres desprotegidas,desapareceran los burkas,adquiriran sus derechos como seres humanos? Ya esta bien de mentiras,muy a pesar mio los fanatismos religiosos son dificiles por no decir imposibles de modificarlos.Respecto al libro de "Mil soles esplendidos" solo decir que es uno de los mejores libros que he leido en años,para gustos colores.Gracias nocheinfinita por dejarnos este post,muacksssssss.

Miguel dijo...

Tanto Cometas en el cielo, como Mil soles esplendidos, reflejan muy bien las calamidades que estan sometidas mujeres y niños en Afganistan. Gracias por elejir un autor tan bueno y tema. Besos

Candi dijo...

Impresionantes imágenes y texto. Pena me da de que aún estemos en este mundo cruel de las interpretaciones religiosas, como si "alguno" fuera dueño de la vida de las demás.
Gracias por compartir tus inquietudes y las recomendaciones de libros.
Un beso

marbu dijo...

Aberrante. El cinismo de la alta política esta presente.
Tomo nota del libro recomendado.
Buen fin de semana. Besos guapa

salvadorpliego dijo...

Es triste que se den esas situaciones en esta epoca...y que occidente las siga permitiendo.

Bien por esta denuncia.
Saludos.

larubia dijo...

El dinero debería emplearse para mejorar el país y a sus gentes, pero no, para hacer guerra, ni tonturar...
Me encantará leer el libro (ya lo he pedido prestado)jejeje.
Tú, noche, siempre enseñandonos.

Besos.