miércoles, 23 de marzo de 2011

A MIS "VIEJOS"

Quiero dedicar esta entrada a mis "viejos" (con todo el cariño que conlleva ese entrecomillado).  
 A mi padre, que ayer cumplió 89 años. A mi madre (82) y a la madre de Quiz (84) el próximo mes de abril. Y a tod@s aquellos que no os quedastéis en el camino, y vais vamos, para viejit@s :))

Fotos: Izq. padres de nocheinfinita / Dcha. madre de Quiz

............................................................................................

¿Quién soy yo? ¿Cómo soy? ¿Acaso no somos lo que los demás ven en nosotros, esa amalgama que arrastramos toda la vida sin saber nunca en qué consiste? Son los demás los que nos forman y nos conforman, los que sostienen nuestra imagen: con ellos vivimos y somos, y con ellos moriremos cuando mueran, o desapareceremos cuando su memoria se desvanezca o nos alcance su desprecio. Pero aún así, yo me niego a rendirme a la evidencia y quiero creer que sé quién soy y cómo soy.

Sé que soy pelirroja y mido un metro setenta, que tengo los ojos claros y la piel de lagartija, que jamás llevo anillos ni etiquetas, que me encantan los sombreros. Sé que me gusta beber y bailar y que mi expectación no tiene límites. Tampoco mi irritabilidad, tan intensa a veces como el temblor ante lo que amo. Sé defender una forma de vivir, de pensar y de ser pero no creo en los valores universales y eternos, ni en la moral natural, ni le veo el sentido a perder la vida por Dios, la patria o el deber u otras formas más modernas de dominar las conciencias. 

Pertenezco a la reserva de quienes sólo izarían banderas si estuvieran prohibidas, y sin embargo tengo la lágrima fácil y cualquier gesta intrascendente, cualquier estúpida heroicidad me hace llorar. Me merecen respeto muy pocas personas, admiración bastantes y ternura la mayoría. Desprecio a los traidorzuelos, a los vanidosos, a los fatuos, a los dogmáticos. El mundo me desconcierta porque no sé qué puedo hacer por paliar tanta doblez y tanto dolor y porque cada vez queda menos espacio para la libertad. 

No me da miedo la oscuridad pero sí las multitudes. Detesto el acordeón y el doblaje; soy intransigente y vulnerable; me gustan el desierto y la selva, los canales y el mar, la lluvia y la sequía, el frío y el calor, la música de cámara, la ciudad, las sábanas de hilo, las moras negras y el arroz a banda. 

Me emocionan más los árboles que los gatos. Anhelo igualmente la fiesta y el silencio. Me enternecen los susurros y me abruman los lamentos. Arrastro como todos mi pasado y sé que el día de mañana ya es hoy. No recuerdo haberme aburrido jamás quizá porque busco en el exceso la solución a las causas imposibles. Y sólo quisiera volver a los veinte años para andar día y noche en minifalda.

Rosa Regàs (Nota autobiográfica sacada de su web)

¿A qué edad es uno verdaderamente viejo? se preguntaba Francisco Ayala en uno de sus libros. Para la escritora Rosa Regás, la vejez es como ir de vacaciones, "cuando va pasando el tiempo te das cuenta que el verano se acaba". Y así lo refleja en "La hora de la verdad", su reflexión sobre al vejez.

Una mirada sin velos ni tapujos sobre la vejez y la muerte, que la autora de títulos tan significativos como "Azul", "Ginebra", "Luna lunera", y que fue directora de la Biblioteca Nacional de 2004 a 2007, ha recogido en "La hora de la verdad. Una mirada a la vejez" que publica Now Books.

Con 77 años cumplidos y con la cartera repleta de proyectos -acaba de anunciar que irá entre los cinco primeros de las lista que encabezará el socialista Jordi Hereu para las elecciones municipales de Barcelona- Rosa Regás se ha querido sentar a meditar sobre el paso del tiempo. 

"Moriremos como han muerto los demás".

"Quiero decir a la gente de mi edad que sí, que estamos cerca de la muerte, pero podemos ser muy felices y gozar a pesar de estar en una sociedad que desprestigia la vejez y la experiencia".

"Hace años que comencé a escribir el libro 'Adiós a mis muertos' y en los últimos meses me he dado cuenta de que he ido sumado más de 30 personas. Te das cuenta que has perdido mucho y que ellos son los que están y que yo soy la que me he ido. Por eso era el momento de hablar del temor a envejecer, de cómo lo hacen hombres y mujeres, y de lo bueno y malo que tiene esta fase de la vida"

Y Regás, que desde el principio del libro deja claro que no se trata de ninguna investigación sociológica sobre la vejez, sino de un ejercicio de reflexión basado en su propia experiencia, asegura que quiere dejar claro que "no es lo mismo ser anciano en las clases más desfavorecidas, que, además de vivir en la necesidad, han ser sufrir la marginación por ser ancianos".

"Porque la vejez es terrible cuando a los pobres ancianos les hacen sentir que son un estorbo para la familia y la sociedad", subraya. Pero lo bueno de la vejez es vivir y hacer lo que te da la gana, y para ello hay que tener una vida intelectual y físicamente activa".

"Se trata de vivir inmersos en la inspiración, en la obsesión de un proyecto, un propósito, un ideal o al menos una intención que se nos haya desvelado mediante la curiosidad, que mantiene en movimiento todas nuestras facultades mentales..." .

Y, como ejemplos de buen envejecer, la escritora, premio Planeta por "La Canción de Dorotea" , cita al político Santiago Carrillo, la neuróloga y premio Nobel Rita Levi-Montalcini o el escritor José Luis Sampedro.

La constatación del paso del tiempo la sintió Rosa Regás desde muy pequeña, cuando el día que cumplió once años llegó tan contenta al colegio y su profesor, "un cura enjuto", la corrigió y le dijo que lo que pasaba era que desde ese día tenía once años menos.

"Desde entonces para mí, vivir significa gastar lo que te han dado porque después de este regalo, que es la vida, se acabó todo".

En el libro, estructurado en cuatro capítulos: "De qué estamos hablando", "Los enemigos del alma", "La vejez mental no existe" y "Nunca es tarde para las vacaciones ocultas", Regás habla también de la eutanasia, las relaciones familiares o el amor, entre otra cosas.

La escritora, que dice que solo se siente mayor cuando pasa por un espejo y la pone en su edad, recalca que nunca es tarde para nada pero que hay que mirar a la vejez sin miedo.

Noticia extraída de esta web.
Imágenes: Google


Si habéis llegado hasta el final (!!qué entrada más larga¡¡), muchos b.e.S.O.S

noche

21 comentarios:

quiz dijo...

Primero de todo,un besazo para esos tres artistas que hay en las fotos.
Me ha encantado lo que dice Rosa Regás yo quiero envejecer como ella mañana voy a por el libro, fijo.Ah, he llegado al final del post,incluso me ha parecido corto.Buena la canción.
Muackssssssss........quiz.

El Drac dijo...

Excelente entrada y debo reconocer que tengo temor llegar a viejo, quisiera irme antes,si Dios melo permite. Un fuerte abrazo y me encantó eso de "once años menos" es una excelente frasepara los niños y los jóvenes, para que no anden perdiendo el tiempo ¿tú qué crees??

Candela dijo...

Felicidades a tus padres por haber llegado a esas edades, y también a la madre de Quiz, y a todas las que hemos llegado hasta donde hemos llegado, y que nos dure el camino. La canción y las citas me han gustado mucho (lo he leído todo y hasta he oido la canción, algo que casi nunca hago). Besotes.

Asun dijo...

Uno es viejo cuando se abandona y deja de hacer cosas Mientras nos mantengamos con actividad, que puede ser de muy variada índole, seguiremos ejercitando las neuronas y nuestro espíritu se resistirá a sentirse viejo.

Yo sólo pido que la cabeza me siga rigiendo con normalidad (bueno, es un decir. Me refiero a como ahora, que ya sé que tampoco me rige bien del todo jejeje), y que sea capaz de valerme por mí misma.

Desde luego, viendo a ésta mujer a una se le abre la ventana a la esperanza.

Ah, y he llegado hasta el final, y he leído la letra pequeña jejejeje, e incluso esa petición de auxilio.
¿Cómo, que no es una petición de auxilio?
Ah, yo como he visto un S.O.S.
Uuuuuyyyyy... ¡A ver si me va a estar empezando a fallar la azotea!

Bueno, yo por si acaso te mando b.e.S.O.S.

mariajesusparadela dijo...

También yolo he leído todo y me ha encantado: Hace poco vi a Rosa Regás en la Primera, en una película sobre mujeres (mujeres dedicadas a la investigación privada). Es un gusto oirla. Y en su cara me veo: yo soy también una purita arruga.
Y, cuando toque irse, que me pille ligera de equipaje, como decía Machado.

mariajesusparadela dijo...

El S.O.S. ¿tiene un significado oculto? porque yo siempre voy al rescate con mi capa de catwoman.

TERESA dijo...

Estoy de acuerdo con Rosa, lo mejor de la jubilacion es hacer lo que te de la gana, acostarte cuando te apetezca,levantarte,cuando ya no tengas sueño, yo duermo estupendamente.Me apunto como dice mi marido,hasta un bombardeo.Hago Tahi-chi,he hecho danza delvientre, como vivo en Cordoba, aprendi sevillanas, disfruto de mis 70 primaveras,soy asidua a la joyita de FILMOTECA que tiene Córdoba,en fin VIVO LA VIDA.Saludiños

guada dijo...

uf, peazo post, me ha encantado y lo he leido hasta el fin y se me ha hecho corto, felicidades para los que han cumplido años....
besazos

MAMÉ VALDÉS dijo...

Tenemos que recordar todos tenemos un viejo dentro, todo será cuestión de tiempo, un saludo a toda esa gente un "poco más mayor" que siempre están ahí.

Anna Jorba Ricart dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
emejota dijo...

Guapas fotos, si señora.
Estoy de acuerdo con Rosa, ya veo que tenemos mucho en común, lo cual me alegra.
Envejecer significa la posibilidad de haber vivido, que no es poco, aunque algunos no lo consiguen, pero nunca lo sabrán. Un fuerte abrazo.

De cenizas dijo...

Dentro de nada... estamos en el grupo de lo homenajeados, y por lo que dicen...¡seremos mayoría! A ver si entonces nos hacen caso. Pero el cariño...debemos sembrarlo, si queremos después recogerlo... ellos lo hicieron bien.


besos

Jose Vte. dijo...

Hay que envejecer, eso significa que aun seguimos aquí, que aun estamos vivos. Pero a todos nos gustaría envejecer bien, con algún que otro achaquito, pero bien.
Cuando yo sea viejito también me gustará que mis hijas me dediquen un escrito como éste.

Un fuerte abrazo

Eastriver dijo...

Bueeeeno, cómo me ha emocionado todo... tu introducción y el texto de Rosa. Un consejo, dedícate a las ventas porque ya te digo yo que convences, el sábado me compro el libro, jajaja. Un abrazo grande.

MariluzGH dijo...

Me encantó la entrada, noche... y no me pareció larga, al revés.

Un abrazo a los 'fotografiados' y sus hijas

pau dijo...

Cuando comencé a leer pensé, noche esta súper inspirada, pedazo de post, a medida que iba avanzando se me fue haciendo corto. Magnifica entrada noche, Felicidades a tu “viejito” y a las dos pedazo de mujeres que lo acompañan, a una tengo el inmenso placer de conocer y os aseguro que es la vitalidad y ganas de vivir con 84 años, que quisiera para mi (dentro de muchos años, schhhhhhhhh).
Me encanta Rosa Regas.
Necesitas salvaVIDA ¿???
Besos infinitos.

Marlene dijo...

Primero que nada, ¡que preciosas fotos! pienso que alguien que luce tan bien como ellos, es porque han tenido una vida sana y feliz. Me ha impactado sobremanera el texto de Rosa Regas, hay tanto de cierto en su palabras, a uno no le queda más que reflexionar y aprender de las enseñanzas de quienes más saben, de quienes más han vivido y pueden dejarnos el legado de su sabiduria.
Y el video con esos mexicanos que me encantan, con una canción que eriza la piel, todo un himno.
Y ¿sabes? a mi también me emocionan más los árboles que los gatos.
y no se me hizo largo el post ¿eh? en realidad.. me quede con ganas de más :)
Un besote!!

ana dijo...

Felicidades a los que cumplen años, a esos abuelitos tan tiernos que os dieron la vida. Muy buena la entrada, corta porque es preciosa, me compro el libro.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Mi madre cumple este mes 84 y mi padre cumpliría en mayo 87.
Creo que pocas entradas he leído tragándome las palabras como esta.
Me ha encantado sobretodo la primera parte, la que hablas de ti.
Un beso grande

Myriam dijo...

que bueno que volví ahora a tu blog con calma, proue me había perdido esta magnífica entrada. Bellas las fotos de los "viejitos" de uds.

No conozco a esta autora, me la apunto. Peor por lo que cuentas aquí , estoy de acuerdo con ella. El alma, no envejece: toma experiencia.

Besos

larubia dijo...

Ando un poco perdidita de la red, ya sabéis me disperso… y ahora que soy tía, mucho más, jejeje.

Felicitar a los “viejos” de Quiz y Noche, por haber traído a este mundo, a dos maravillosas joyas de mujeres.

Una entrada admirada sobre la vejez, esa experiencia de la vida… me hace reflexionar y analizarme para disfrutar más de ella.

Un besote.